Por las libertades. Contra el confinamiento

Por las libertades. Contra el confinamiento

---Día y noche imponen: cuarentena hacia la nueva normalidad. ¿Qué instaura lo que se viene? El confinamiento es el nuevo orden mundial. Noche y día crean una nueva subjetividad para convertir a todos los humanos en posibles verdugos de tu vida y la de tus hijos...

 

http://infoposta.com.ar/notas/11130/por-las-libertades-contra-el-confinamiento/

LIBANO, ALEMANIA, CANADA, IRAK, ITALIA, ARGENTINA, CHILE, ESTADOS UNIDOS

LA REVUELTA CONTRA EL CONFINAMIENTO SE GENERALIZA

 

 

..LIBANO, ALEMANIA, CANADA, IRAK, ITALIA, ARGENTINA, CHILE, ESTADOS UNIDOS

La lucha contra el racismo en Estados Unidos y Francia se extiende por el mundo.

La revuelta se unifica contra el racismo, contra la represión, contra la tiranía, contra el encierro, contra las prisiones…, contra la dictadura del dinero.

¡Por la vida, por tierra y libertad, por la actividad humana, por la producción de lo que necesitamos y que el poder sigue destruyendo!

¡CONTRA LOS MILICOS!

¡CONTRA LA MILITARIZACIÓN DEL MUNDO Y EL NUEVO ORDEN MUNDIAL!

¡CONTRA EL CONFINAMIENTO, LA MENTIRA PANDÉMICA, LA TAPADA DE BOCA Y LOS TOQUES DE QUEDA!

¡VIVA LA REVUELTA MUNDIAL CONTRA EL DINERO Y LA BANCOCRACIA MUNDIAL!

PROLETARIOS INTERNACIONALISTAS / PROLETARIOS REVOLUCIONARIOS

LA VIDA PASA (Raoul Vaneigem)

Cancion entonada por trabajadores durante las grandes huelgas de 1971

CONTRA EL NUEVO ORDEN MUNDIAL QUE LA ARISTOCRACIA FINANCIERA QUIERE IMPONER A LOS HUMANOS

+No hay ningún virus, ni ninguna pandemia, sino una gigantesca construcción ideológica del poder para justificar la tiranía sanitaria, financiera, política, económica, militar… que han impuesto en todo el mundo y cuyo objetivo es destruir vida humana e imponer una nueva esclavitud generalizada.

+Se trata de un plan deliberado, consciente y proyectado de la oligarquía bancaria internacional que desde todos sus aparatos de dominación (bancos, sectas y clubes secretos, gobiernos, medios de difusión, ejércitos redes sociales, servicios de inteligencia …), lleva, la histórica dictadura del dinero (capital) contra la especie humana, a su máximo expresión.

+ Pretextando la pandemia y la crisis económica y productiva, suscitada por esa causa, se esconde la acción consciente y voluntaria de quienes dirigen el mundo, a través del control de la emisión monetaria mundial, para disminuir la población humana (genocidio), atacar su salud y sus defensas naturales, reducir su reproducción, disminuir la producción de medios necesarios para su vida.

+ El encierro y el parate de la actividad social no son debidos a ninguna pandemia, ni a ninguna “crisis” objetiva del capitalismo, sino a la voluntad deliberada de la oligarquía que gobierna el mundo, desde las sombras y su necesidad de demoler vida y actividad humana, seres vivos y acción vital, humanos y medios de vida, cosas y fuerzas productivas.

+ Los mecanismos de ese ataque contra la humanidad son a su vez sanitarios, económicos, propagandísticos, represivos, militares…, pero coherentemente tiránicos, opresivos y destructores de la humanidad misma, de lo más humano que existe en el ser humano: su comunidad, su vida social, su energía comunitaria, su amor mutuo, su hermandad.

+ El objetivo de la tiranía sanitario medical y el confinamiento es transformar a todos en seres potencialmente enfermos y por lo tanto vacunables, sometidos a la medicina medicamentosa y a la ganancia del capital de la industria quimico-farmacéutica.

+ El confinamiento, el encierro, la separación deshumaniza a adultos y niños, a jóvenes y viejos, castra humanidad y amor, crea seres esclavos, aprisionados, sometidos, sumisos, sojuzgados, castrados, desexualizados, enfermos…

+ El objetivo de la tiranía financiera, imponiendo el confinamiento, es destruir gente y medios de vida de esa gente. Destrozar no solo de “bienes y servicios necesarios”, sino de actividades humanas, de disfrutes y placeres, de autoconocimiento y viajes, de artesanía y arte, de gustos y olores, de vida y disfrute humano, de goce y libertad, de expansión y cración.

+ El objetivo del confinamiento represivo es potenciar a todos los aparatos militares y policiales del Estado mundial, transformar a todos en esclavos sometidos, en asistidos /atendidos por la caridad de las Fundaciones y los Estaditos nacionales (que dirige la mismísima industria química), en dóciles laburantes, en obedientes ciudadanos controlados, contenidos, encerrados, claustrados… Es la militarización generalizada de la vida humana.

+ La tiranía impuesta con el pretexto de la pandemia, no solo deshumaniza a toda la población, sino que aumenta brutalmente el poder de los aparatos químicos y militares de opresión. Los militares y policías, junto con la industria química y el negocio de la “salud/enfermdad”, son los únicos “seres humanos” y sectores de la actividad que aumentaron sus presupuestos, sus sueldos, sus aparatos, sus infraestructuras, sus mecanismos de opresión.

+ El terror producido por medio de, la mentira de la pandemia, consolida el poder de la química al servicio de la opresión, de la medicina para transformar al humano en paciente, en enfermo, en posible infeccioso, en infectado, en vacunado…, con todo lo que implican esos rubros de destrucción de la salud de los humanos.

+ La oligarquía financiera que dirige el mundo impone con el verso de la pandemia, un sistema de control de todos los actos de la vida humana, que se traduce ya hoy en un aumento de todos los gastos de represión del encierro mismo, del confinamiento…Los presupuestos miliares y policiales de todo el sistema explotan, los servicios contrainsurreccionales, de criminalización de la protesta y de represión son los mayores de la historia.

+ Como dicen los opresores esto es una guerra, pero no una guerra de todos contra la pandemia. Ese es precisamente el engaño, la mentira oficial. Es una guerra mundial contra la humanidad.

+ Como en toda guerra la posición revolucionaria solo puede ser una: oponerle a la guerra capitalista la revolución social en todas partes. Como en todas las guerras, la contraposición revolucionaria a la guerra solo puede ser consecuente en base a la acción directa y el “derrotismo revolucionario”: solo se enfrenta a la guerra mundial desencadenada por el Estado mundial, enfrentando, en cada región o país, a “su propia” burguesía, a “su propio” Estado, en un proceso general de revolución social mundial.

+ Como en toda guerra, la contrarrevolución, la socialdemocracia, aunque declaren que la guerra y la pandemia son capitalistas solo hacen declaraciones platónicas, pacifistas y democráticas frente a la mismas, sin pasar directamente a la acción directa contra la mismísima movilización militar de la población, que hoy está constituida por el confinamiento y sus medidas colaterales (encierro, distanciamiento, tapabocas, obediencia al Estado…).

+ Como en toda guerra capitalista (que es siempre una guerra contra la humanidad), en este terrible ataque generalizado contra la humanidad, solo la acción directa de la humanidad proletarizada puede la guerra en revolución social. Llamamos pues a la acción directa contra todas las medidas impuestas con el pretexto sanitario, porque además ninguna de ellas mejorará la salud de la población y todas constituyen parte de la guerra contra nosotros.

+ CONTRA EL CONFINAMIENTO Y SUS MEDIDAS COLATERALES (encierro, distanciamiento, tapabocas, obediencia al Estado…)

+ CONTRA LA BURGUESÍA Y LOS ESTADOS DE TODAS PARTES

+ CONTRA LA BANCOCRACIA Y SU GOBIERNO MUNDIAL

+ POR LA REVOLUCIÓN SOCIAL MUNDIAL

PROLETARIOS INTERNACIONALISTAS 

proleint@protonmail.com

TOUT AUTOUR DU ROND POINT

¡NO LA DICTADURA SANITARIA!

Lograron… imponernos condiciones de sobrevivencia que son dignas de un estado totalitario, en cuestión de días, con el consentimiento y la participación de muchos de nosotros.

Lograron… imponer muy rápidamente directivas mundiales a los estados nacionales que las aplican diligentemente como buenos servidores del capitalismo. Lograron… espantarnos con un virus relativamente inofensivo para las personas saludables, y mantener vivo el pánico cuando está bien claro que el estrés vulnera nuestro sistema inmunitario.

Lograron… persuadirnos de que el peligro es enorme ya que las medidas para -por así decirlo- canalizarlo son gigantescas.

Lograron… manipular las cifras de mortalidad ligadas al coronavirus para mantener el clima ansiógeno que nos está paralizando.

Lograron… hacernos pensar que las medidas de confinamiento son totalmente desinteresadas dado que paralizar la economía no estaría siendo una medida que los capitalistas tomarían habitualmente.

Lograron… evitar que hiciéramos el nexo con una crisis financiera sin igual en la historia, crisis que se estaba perfilando para un futuro muy próximo.

Lograron… frenar en seco a los movimientos sociales que amenazaban su poderío en numerosas regiones del planeta.

Lograron… confinar/sacrificar la solidaridad que hubo de nacer en los sitios de lucha mientras propagandean la “solidaridad” para con aquellos y aquellas que estarían trabajando por la “buena causa”.

Lograron… desviar nuestro foco de atención de las verdaderas causas de mortalidad atribuídas al Covid-19: la contaminación, la mala comida, la vacunación, la tecnología 5G…

Lograron… detener gran parte de la producción, impidiendo con esto que los económicamente más frágiles puedan subvenir a sus necesidades elementales de supervivencia.

Lograron… hacernos creer que estamos en guerra contra un enemigo invisible para que no veamos a los enemigos bien visibles: la oligarquía financiera y sus perros guardianes.

Lograron… sembrar el pánico inundándonos con imágenes de servicios hospitalarios saturados, práctica que omitían realizar en épocas de gripes estacionales, y no mostrando nunca los servicios que funcionan normalmente como de ordinario.

Lograron… crear penuria de materiales y personal médico en algunos lugares para reforzar el sentimiento de impotencia en la población.

Lograron… confinar a buena parte de la población mundial, no solo a la población de riesgo -lo que puede guardar cierto sentido- sino que también a las personas que no corren ningún riesgo.

Lograron… privar de la posibilidad de generar anticuerpos a buena parte de la población mundial en buen estado de salud para así poder imponerles la vacuna que nos están preparando.

Lograron… convencer a las familias de que para proteger a sus hijos deben encerrarlos.

Lograron… convencer a las familias de que para proteger a sus ancianos no había que verlos más.

Lograron… imponer medidas anti-vida con el pretexto de que la vida es el bien más preciado.

Lograron… imponer “distancias sociales” como si la proximidad de un ser humano fuera nocivo para la salud.

Lograron… acostumbrarnos a comunicarnos virtualmente , a no desplazarnos porque, además, sería bueno para el planeta.

Lograron… hacernos aceptar las “medidas de barrera” para acostumbrarnos a vivir tras las barreras.

Lograron… prohibir tirarse al sol sobre el césped de los parques como si eso supusiera un riesgo para la colectividad.

Lograron… habituarnos a medidas de vigilancia totalitarias, alentar la vigilancia entre vecinos, promover la delación.

Lograron… hacer creer que el virus es una respuesta de la naturaleza que pone en duda al ser humano y no la relación social dominante a nivel mundial.

Lograron… volvernos impotentes y que no esperemos más que una sola cosa: que encuentren el remedio al pánico que su propio sistema se encargó de crear.

Lograron… estimular la idea de que una vacuna es la única posibilidad de proteger a la humanidad contra este coronavirus...y contra los otros que llegarán “inevitablemente”.

Lograron… dejarnos en manos de los expertos pero, por supuesto, solo de aquellos y aquellas que abunden en el sentido dictado desde las altas esferas.

Lograron… hacernos creer que el problema es únicamente sanitario cuando, por el contrario, la evidencia indica que “otras” aguas corren debajo de este puente.

Lograron… abonar el terreno para garantizar que cualquier análisis que pudiera poner negro sobre blanco las colusiones de intereses de los gestores de la “crisis” sea rechazado bajo el anatema de “complotista”.

Lograron… convencer a todos de que “el crimen”.... no beneficia a nadie.

Lograron, más que nunca, intoxicarnos, imponernos su asepsia, angustiarnos, alarmarnos, aislarnos, reprimirnos, amordarzarnos…

Ganaron la primera ronda y ya preparan la segunda. Creen habernos callado la boca pero no es más que temporal. ¡Preparemos la respuesta!

NUEVO ORDEN Y PANDEMIA NUEVO ORDEN Y PANDEMIA

NUEVO ORDEN Y PANDEMIA

Voluntad organizada y criminal

El confinamiento de la humanidad, con el pretexto de la “pandemia”, tiene por finalidad real, la implantación de un “nuevo orden mundial” con menos humanos, con mayor esclavitud y tiranía, llevando los niveles de explotación y opresión, de todos los seres vivos, a un nivel nunca antes imaginado, pero SÍ, diseñado por el Gobierno en la Sombras de la Oligarquía Bancaria Mundial. La pandemia y el Coronavirus, no constituyen ninguna realidad objetiva del capitalismo en crisis.

Texto completo:

https://e.pcloud.link/publink/show?code=XZhWSZyWk1Lw0qKtf8bd4HlLDKIznizycX